Se encuentra usted aquí

Condiciones de Vida de la Población Venezolana 2014

El proyecto Análisis de Condiciones de Vida de la Población Venezolana 2014 surge debido a la preocupación compartida por la Universidad Católica Andrés Bello, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Simón Bolívar  frente a la falta de información pública adecuada y oportuna que permita conocer cuál es la situación social del país en los tiempos que corren.

Ante este hecho nuestras casas de estudio se plantearon el compromiso de aunar esfuerzos para realizar el levantamiento de una encuesta social de carácter nacional, y de esa forma entregar a toda la sociedad venezolana los resultados de un estudio con el cual queremos contribuir al conocimiento de las condiciones de vida de la población en la actualidad, y a la orientación del debate sobre las estrategias gubernamentales en política social en un contexto de recesión económica y de persistente conflictividad política.

Desde el mes de abril del pasado año 2014 se constituyó un equipo técnico conformado por destacados profesionales de las tres universidades expertos en distintas materias del área social quienes, basados en su dilatada experiencia de investigación, en breve tiempo acordaron la agenda temática básica para tener esta radiografía de la población venezolana que ha revelado cuál es la situación respecto a:

1. las condiciones de la vivienda y los servicios;

2. la vulnerabilidad físico-ambiental;

3. la seguridad personal;

4. la salud;

5. la nutrición y alimentación;

6. la educación;

7. el trabajo;

8. las pensiones; y,

9. los programas sociales-misiones.

Este diagnóstico se obtuvo a través de una encuesta de carácter nacional mediante entrevistas realizadas en poco menos de 1.500 hogares aplicando un cuestionario de un centenar de preguntas. El trabajo de campo se efectuó durante los meses de agosto y septiembre de 2014.

Vale recordar que el último gran esfuerzo de levantamiento de una encuesta social en el país se hizo desde el sector público en 1998, bajo la responsabilidad del Instituto Nacional de Estadística y los ministerios del gabinete social, con la asesoría de destacados expertos provenientes de nuestras universidades. Se esperaba en ese momento que la información emanada de dicha encuesta sirviera de línea base para el nuevo gobierno que entraba en funciones en 1999. La encuesta social de 1998 no sólo fue escasamente tomada en cuenta sino que transcurrieron 16 años sin que el país conociera de un estudio similar, hasta ahora que se presenta este producto del esfuerzo coordinado entre nuestras tres universidades.

En la mayoría de los países normalmente es el sector público quien tiene la responsabilidad de realizar este tipo de investigación por encuesta y desde el sector académico se brinda la experticia para el diseño y algunos análisis. Sin embargo, se impone la necesidad de contribuir desde la academia con la generación de este tipo de información, dado que no contamos en Venezuela con un sistema nacional de estadísticas que permita efectuar el seguimiento oportuno y permanente de las condiciones de vida de la población, así como del impacto de los programas orientados a mejorar el acceso a servicios sociales y a cubrir los requerimientos de los grupos vulnerables.

En este último tiempo el país ha estado afectado por una severa crisis económica, que ha contribuido a tornar más difícil el cuadro ya complejo que teníamos debido a la crisis institucional y la conflictividad política. En este contexto no cabe duda que las condiciones de vida de la población venezolana tienden a deteriorarse, especialmente en los hogares pobres y entre los grupos más vulnerables, con este estudio, cuya presentación de resultados iniciamos hoy, se busca evidenciar las señales de ese deterioro y en qué medida las respuestas de las políticas públicas son suficientes, eficientes y satisfactorias para garantizar el ejercicio de derechos fundamentales.

En vista del amplio espectro temático investigado a través de la Encuesta de Condiciones de Vida 2014, es insuficiente una media jornada para agotar su presentación, por lo tanto hemos decidido iniciar en el día de hoy un ciclo de tres foros, uno en cada una de las universidades aliadas en este proyecto, para contar así con más tiempo para la presentación y debate de cada temática. En tal sentido, en este primer foro abordaremos los siguientes tres temas:

i) la situación social y los programas-misiones sociales por Luis Pedro España;

ii) la seguridad personal por Roberto Briceño-León; y,

iii) las claves del empleo  por Genny Zúñiga.

Como bien sabemos el gobierno nacional ofrece la prestación de algunos servicios sociales y otorga algunos subsidios a través de las llamadas misiones sociales. Hacer seguimiento a esos programas a los fines de establecer mínimamente cuántos son los beneficiarios y cuál es la condición social de los mismos ha sido bastante difícil, porque la información que se ofrece suele aludir a cifras acumuladas que ayudan a reflejar una masificación que no necesariamente tendría razón de ser. Mediante la Encuesta de Condiciones de Vida 2014 hemos tenido la oportunidad de indagar en forma abierta entre todos los integrantes del hogar quiénes alguna vez han sido perceptores de cualquier programa o ayuda social, quiénes lo son en este momento y a cuántos les gustaría ser beneficiarios, asimismo se ha buscado conocer la razón por la cual reciben o no el beneficio en cuestión y cuán politizada es la asignación de beneficios según la opinión de los encuestados.

La inseguridad y la violencia son problemáticas cuya creciente intensidad se ha traducido en el menoscabo de la calidad de vida de la población venezolana, en la medida que ésta ve coartado su derecho a la vida, a sus bienes, a la propiedad. La Encuesta de Condiciones de Vida 2014  ha permitido sondear cómo las personas perciben que en el último tiempo ha variado la violencia tanto en el país como en su comunidad y cuánta población efectivamente ha sido víctima de algún delito, y si lo ha reportado o no. También se indagó, entre otros aspectos, sobre: los temores de ser atacado o robado y si ello ha contribuido a modificar sus actividades en la calle, la confianza en los cuerpos policiales y en la justicia penal, y la valoración de la gestión del gobierno en materia de seguridad.

La tercera temática a la cual se hará referencia en este primer foro concierne a las condiciones laborales. Es común que el gobierno nacional reduzca la evaluación de la situación laboral del país a la mención de un sólo indicador como es la tasa de desocupación abierta, cuando bien se sabe que hay un conjunto de otros indicadores que verdaderamente describen las condiciones de la inserción en el mercado de trabajo. En ese sentido, los resultados de la Encuesta de Condiciones de Vida 2014 revelan cuánta población está ocupada en formas de empleo de baja productividad y desprotegidos, para determinar si se está garantizando que el trabajo cumpla su función social en aras del mejoramiento de la calidad de vida de la población.

Queda extendida entonces la invitación a toda la comunidad académica, a las organizaciones sociales, y a las organizaciones gubernamentales a compartir y debatir  los resultados de la Encuesta de Condiciones de Vida 2014 producto de este esfuerzo realizado por la Universidad Simón Bolívar, la Universidad Central de Venezuela y la Universidad Católica Andrés Bello.